Rosa Gallego ha presentado en la mañana de ayer la denuncia en la Fiscalía para que se investiguen posibles delitos penales en la compra irregular de inmuebles por parte del Gobierno de Marea Atlántica al firmante y miembro fundacional de la Marea, Toni Lodeiro.
El juzgado abre diligencias por presunta PREVARICACIÓN del gobierno de Xulio Ferreiro por el caso de la cesión de la cárcel.
Presupuestos Rosa Gallego: "Ferreiro ha logrado que el presupuesto de 2018 sea aún peor que el de 2017 porque no resuelve ni un problema real de los coruñeses y los empeorará porque sube los impuestos a cambio de nada".

jueves, 14 de junio de 2012

ALCALDÍA.

El alcalde, Carlos Negreira, en la toma de posesión del general José María Feliz como nuevo jefe de zona en Galicia de la Guardia Civil.



OPINIÓN. "Nos quieren confundir"


“Nos quieren confundir”

Los socialistas se han instalado en la estrategia de la confusión a base de teletipos y  titulares con falsos rumores e informaciones con el único propósito de querer confundir a los ciudadanos y distorsionar la realidad, supuestamente para lavar sus conciencias por su pasada ineptitud. A lo mejor ahora es que la situación en la que se encuentra nuestro sector bancario es cuestión de una crisis iniciada hace tan solo siete meses, diría que es un grave error pensar esto. Durante los últimos 8 años de gobierno socialista, Zapatero y compañía han venido mirando para otro lado con el problema de la banca española, aquella que suponía el mejor sistema financiero del mundo, negando continuadamente la crisis económica en la que estábamos inmersos, claro no podía ser de otra forma, estábamos en la champión league de la economía.

Hay que recordar las recomendaciones de la Unión Europea al ex presidente para poner soluciones a los problemas financieros de la banca y como el Sr.Zapatero a finales de 2010 decía que el sistema bancario español gozaba de buena salud y que se habían hecho los deberes, siendo uno de los sistemas financieros más atractivos para la inversión.

Los socialistas no fueron capaces de reconocer que la situación real de nuestro país era lo suficientemente grave como para tener que ser intervenidos. Aún así, se vieron obligados  por la presión de la UE y otros países, a tomar determinadas medidas, subida del IVA, reducción salario de funcionarios, pensiones, reforma laboral......precisamente para evitar la intervención. El problema no fue la decisión de tener que tomar esas medidas, algunas de ellas ineficaces, sino el tiempo que tardaron en hacerlo, por esa negación continuada de la crisis de la que antes hablaba, tiempo que otros países sí supieron aprovechar y así poder reconducir la situación de una manera menos gravosa para todos sus ciudadanos.

El partido popular gana las elecciones y se encuentra con un panorama desolador que nada tiene que ver con la realidad que los socialistas nos quisieron hacer creer. Como ejemplo las constantes y reiteradas mentiras sobre la cifra del déficit acusando al gobierno del Sr.Rajoy de querer inflar el dato para justificar sus reformas, cuestión esta desmentida por la UE como todos hemos podido ver y que no ha dejado a los socialistas en muy buen lugar.

Con este panorama desolador económico y social, el gobierno entrante no tiene más remedio que actuar y empezar a llevar a cabo reformas y ajustes inevitables para hacer los deberes y cumplir con nuestras obligaciones dentro del marco europeo y evitar la quiebra del Estado y su posterior intervención, deberes y obligaciones a las que  renunció el anterior gobierno de ZP, sabiendo que estaban a pocos días de abandonar la presidencia de España , con la única intención de pasarle el muerto al PP, “los malos que se quieren cargar el Estado del Bienestar”, ese bienestar que ellos los socialistas mantuvieron ficticiamente.

El actual Gobierno de España ha sabido negociar y presionar a la UE para poder alcanzar un acuerdo en las mejores condiciones posibles para sanear una parte de nuestro sistema financiero, ese que era el mejor del mundo hace dos días. Este acuerdo por el que Europa, ayudará, rescatará, prestará o como quieran llamarlo, se ha conseguido con unas condiciones de partida impensables. Se inyectará a la banca como máximo 100.000 millones de euros a través del FROB a devolver a quince años con cinco de carencia y a un interés del 3%. En el primer rescate a Grecia, Irlanda y Portugal, a los Estados y no a la banca como en nuestro caso, se estableció un tipo de interés del 4,5% y en el caso del segundo rescate a Grecia, del 3,5% y con una serie de durísimas decisiones para su macroeconomía que todos conocemos. La izquierda de nuestro país quiere transmitir a los ciudadanos que esta línea de crédito a nuestro sector bancario no es más que un rescate de España como Estado, al estilo de los países antes mencionados.

A pesar de que el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Olli Rehn, ha dicho por activa y por pasiva que esta medida para sanear parte del sector bancario no conllevará nuevas condiciones para la política presupuestaria y las reformas estructurales de nuestro país y que solo habrá condiciones en el campo del sistema financiero bancario y su reestructuración, el PSOE y resto de fuerzas de izquierdas, siguen con su estrategia de querer confundir a los españoles, como bien viene haciendo Rubalcaba o Almunia que bien podrían demostrar una mayor lealtad con España.

Vienen exigiendo explicaciones del Presidente, explicaciones que hubo, las hay y habrá por parte de nuestro Gobierno y Presidente. Reitero no sigan por el camino de la confusión, nada tienen que ver las condiciones que se impondrán al sector bancario con el resto de medidas y reformas estructurales que se están llevando a cabo para poder cumplir con nuestros objetivos de reducción del déficit y tengan muy claro que esta línea de crédito negociada por el Gobierno de España ha sido posible por el esfuerzo que este Gobierno del PP esta haciendo y su firme compromiso de cumplir con las obligaciones impuestas desde Europa y que sin duda alguna devuelve a España la credibilidad y confianza perdida durante los últimos años.

Nacho Louro